miércoles, 16 de diciembre de 2009

Controla tu ira


Hoy martes de resurrección jaja xq ayer estaba como muerto, como les comentaba ayer, los días de aflicción siempre van a venir, pero la mano de Dios también llega, el día de hoy se solucionaron casi 80% de los problemas, Dios hizo sus movimientos, sabes la clave de esto es; "no tratar de ayudar a Dios", hay que permitir que el haga su voluntad, hoy me quite un peso de encima de una situación que me incomodaba, pero ahora todo esta claro y favorable. Se que Morales esta leyendo este correo con su tecnología POP3 jaja.. pura vida compa. Hoy les quiero compartir un pequeño devocional que tenia por ahí, viéndolo hoy y analizándolo , es como una introducción de la enseñanza que daré el sábado si Dios me lo permite...

Lectura: Génesis 4:1-16. "El pecado está a la puerta; con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él" Génesis 4:7

El galardonado autor John Steinbeck a menudo usaba temas bíblicos en sus novelas. En su libro Al este del Edén, describe a personajes que ilustran el conflicto de los celos y la venganza reflejados en la historia de Caín y Abel. Steinbeck muestra cómo un corazón iracundo que arde de venganza no tiene que actuar de cierta manera. Siempre hay una elección.

Cuando el sacrificio de animales de Abel recibió el favor y la ofrenda de frutos de Caín fue rechazada, Caín ardió de ira (Génesis 4:1-6). Pero el Señor le amonestó: «El pecado está a la puerta; con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él» (Génesis 4:7). Las palabras en el hebreo original pintan el cuadro de un animal que se agazapa, listo para devorar a su presa. La ira y los celos de Caín, si no se ponían bajo control, le «devorarían» y se estancarían en la forma de un comportamiento destructivo. Trágicamente, Caín cedió a sus deseos malignos.

Esto dio como resultado el primer homicidio y su salida de la presencia del Señor (Génesis 4:8-16).
¿Tienes sentimientos de celos o ira hacia alguien? Si es así, tienes una elección. Si ignoras la lucha interior, ésta sólo empeorará y te controlará. Pero si llevas tu ira al Señor y le pides que te ayude, Su fortaleza te dará la victoria.


Reflexión: Controla tu ira, o ésta te controlará.




No hay comentarios: