martes, 22 de septiembre de 2015

Misterio sin resolver...

Misterio sin resolver...




A pesar de los conocimientos  y convicciones, definitivamente hay un misterio que solamente será resuelto por cada ser viviente; misterio que llegará a revelarse luego de haber hecho u no hecho lo suficiente, luego de expresar o no expresar lo que se sintió,  luego de aprovechar o desaprovechar el tiempo, con o sin dinero, con o sin amigos, con o sin amor, con  o sin esperanza. Ese día llegara, el día en que cada  individuo  experimente la imposibilidad orgánica de sostener el proceso homeostático, el final del organismo vivo que se había creado a partir de un nacimiento.


En fin;  luego de asistir a infinidad de actividades fúnebres, nunca dejará de impactar el momento donde se pide misericordia a Dios por esa alma que parte, donde interceden algunas personas con ciertos rituales para que sus pecados sean indultado; para así obtener  el paso al "Paraíso donde no sufrirá mas esa alma".

La vida no nos permite imaginar un juicio en un tribunal donde unas terceras personas rueguen al Juez por misericordia hacia el imputado, para  que este  sea absuelto a causa de la multitud de peticiones de buena fe de otras personas, sencillamente; en la sana teoría,  el veredicto final será el resultado de las evidencias presentadas.

El momento de pedir perdón a Dios, es mientras haya vida, de ahí el refrán "mientras haya vida hay esperanza"  es un acto personal,( Romanos 10,9-10 ) que conlleva a un proceso de cambio  y lucha de por vida.   El cual nadie podrá sobrellevar en representación de otra persona.

Triste! si, es muy triste,  pero lo más triste es, que los que conocemos la verdad; la callamos y la desvaloramos.    


El hecho de que toda la vida sobre la Tierra termina por morir, no demuestra que la muerte sea el sentido de la vida. "Lucian Braga"




Visita:   http://cristopher23.blogspot.com/

lunes, 7 de septiembre de 2015

Primero mis dientes y después mis parientes





Cuenta  un joven  en su primer día de clases en la universidad; luego de minutos de espera en el salón,   ingresa un hombre con  tono serio  solicitando orden y silencio.  Luego de unos segundos de incertidumbre esta misma persona, vuelve su mirada hacía un alumno que estaba sentado  en el segundo lugar de la segunda fila,  y le formula una pregunta, a la cual el asombrado muchacho queda atónito por un momento y responde que ignora la respuesta.

Con tremendo disgusto y gesto de enojo le solicita al joven que abandone el aula, el muchacho intenta comprender  lo que está sucediendo,  pero con euforia le insiste  que se vaya, que salga de una buena vez del aula.

Ante esta situación ninguno de los otros 34 alumnos dijo absolutamente una palabra al respecto.   En el momento en que al parecer que el profesor se destinaba a seguir impartiendo la lección, dijo las siguientes palabras:   " Es increíble ver como en estos tiempos la sociedad es completamente indiferente a las injusticias que se le comenten a otras personas,  capaces de observar  un maltrato a uno de los nuestros y preferimos callarnos y hacer de cuenta que la cosa no es con nosotros".  Luego de tomar un gran suspiro dijo en voz alta: “ Ya puedes entrar"   el "alumno" al regresar al salón dijo: “Buenos días. Yo soy el profesor y le doy gracias a este alumno por la colaboración, puedes tomar asiento".

Esto  es el pan de cada día en este  tiempo de egoísmo, egocentrismo, indiferencia, insensibilidad, tibieza, apatía e indolencia  en que está inmersa la humanidad. 

Mientras nosotros y los nuestros estén bien,(en algunos casos ni los nuestros), los demás no interesan, mientras no se metan conmigo, con mis finanzas, mi comodidad, mi estatus, mi apellido,   mis creencias y reputación, el resto del mundo no importa. Como decían los abuelos: "Primero mis dientes y luego mis parientes".


Así dijo el sabio de sabios en su paso por esta tierra:   

1 Juan 3:17: Más el que tuviere bienes de este mundo, y viere a su hermano tener necesidad, y le cerrare sus entrañas, ¿cómo está el amor de Dios en él?

Igual lo dijo el conocer y destacado Apóstol Pablo en su carta a Timoteo:  2 Timoteo 3:2-4:  Que habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, detractores, desobedientes a los padres, ingratos, sin santidad,  Sin afecto, desleales, calumniadores, destemplados, crueles, aborrecedores de lo bueno,  Traidores, arrebatados, hinchados, amadores de los deleites más que de Dios.



 Las oportunidades de ayudar al prójimo suceden para que las tomemos y mejoremos.






martes, 1 de septiembre de 2015

Triste realidad



No se cuanto tiempo ha pasado desde la última vez que hice esto, sería más sencillo fijarme en la fecha de la última publicación verdad?  pero no lo haré. No voy a ser masoquista.

Son unas pequeñas lineas que voy dedicar a  todas esas personas que una vez formaron parte de mi vida, que las consideré amigos, compañeros  algo más. La verdad es que todos esos adjetivos están de más en este párrafo.

No es un reproche, reclamo ni nada por el estilo, es simplemente un sentimiento de desilusión, abandono, decepción y por que no, frustración, de ver como el tiempo se encarga de revelar la realidad de como funciona este sistema universal.  A pesar de tantas experiencias vividas, de ver innumerables cosas, siempre habrá algo que nos sorprenda y de una lección de vida.

En fin, esta entrada es dedicada a todo aquello que fue, y que no volverá a  ser Nunca más.

El polémico y despiadado  "Pablo Escobar" dijo una vez que: "Quien no paso hambre conmigo, no comerá de mi mesa." Hablando específicamente de esas personas, que solo en las buenas se aparecen, con su gran sonrisa hipócrita, con su maquiavelismo conveniente y su carita de "yo no fui".

Dios  dijo que no debemos nunca fiarnos en los hombres, ni tampoco poner la mirada en los hombres, pero desgraciadamente también los hombres  son llamados a acercar a otros hombres a los pies de él, consecuentemente;  también existe la acción contraria,  personas que alejan, lastiman y desprecian a otros.

Bendito sea Dios que es el único que no abandona, aun sin importar nuestra condición, estatus, reputación, vehículo, léxico  o vestimenta. Siempre esta ahí a una oración de distancia.



No te fíes de las palabras; En esta vida encontrarás a muchas personas que viven mal y hablan bien.

La diferencia entre un "santo" y un hipócrita es que  uno miente por su religión y el otro por ella, Minna Antrim.

Muchos de nosotros creemos que las cosas incorrectas no son incorrectas si son hechas por gente magnifica como nosotros.-Desconocido.

Salmo 118,6-9
 Jehová está conmigo; no temeré Lo que me pueda hacer el hombre. Jehová está conmigo entre los que me ayudan; Por tanto, yo veré mi deseo en los que me aborrecen. Mejor es confiar en Jehová
Que confiar en el hombre. Mejor es confiar en Jehová
Que confiar en príncipes.


Saludos...