martes, 1 de septiembre de 2015

Triste realidad



No se cuanto tiempo ha pasado desde la última vez que hice esto, sería más sencillo fijarme en la fecha de la última publicación verdad?  pero no lo haré. No voy a ser masoquista.

Son unas pequeñas lineas que voy dedicar a  todas esas personas que una vez formaron parte de mi vida, que las consideré amigos, compañeros  algo más. La verdad es que todos esos adjetivos están de más en este párrafo.

No es un reproche, reclamo ni nada por el estilo, es simplemente un sentimiento de desilusión, abandono, decepción y por que no, frustración, de ver como el tiempo se encarga de revelar la realidad de como funciona este sistema universal.  A pesar de tantas experiencias vividas, de ver innumerables cosas, siempre habrá algo que nos sorprenda y de una lección de vida.

En fin, esta entrada es dedicada a todo aquello que fue, y que no volverá a  ser Nunca más.

El polémico y despiadado  "Pablo Escobar" dijo una vez que: "Quien no paso hambre conmigo, no comerá de mi mesa." Hablando específicamente de esas personas, que solo en las buenas se aparecen, con su gran sonrisa hipócrita, con su maquiavelismo conveniente y su carita de "yo no fui".

Dios  dijo que no debemos nunca fiarnos en los hombres, ni tampoco poner la mirada en los hombres, pero desgraciadamente también los hombres  son llamados a acercar a otros hombres a los pies de él, consecuentemente;  también existe la acción contraria,  personas que alejan, lastiman y desprecian a otros.

Bendito sea Dios que es el único que no abandona, aun sin importar nuestra condición, estatus, reputación, vehículo, léxico  o vestimenta. Siempre esta ahí a una oración de distancia.



No te fíes de las palabras; En esta vida encontrarás a muchas personas que viven mal y hablan bien.

La diferencia entre un "santo" y un hipócrita es que  uno miente por su religión y el otro por ella, Minna Antrim.

Muchos de nosotros creemos que las cosas incorrectas no son incorrectas si son hechas por gente magnifica como nosotros.-Desconocido.

Salmo 118,6-9
 Jehová está conmigo; no temeré Lo que me pueda hacer el hombre. Jehová está conmigo entre los que me ayudan; Por tanto, yo veré mi deseo en los que me aborrecen. Mejor es confiar en Jehová
Que confiar en el hombre. Mejor es confiar en Jehová
Que confiar en príncipes.


Saludos... 








No hay comentarios: