martes, 11 de mayo de 2010

El león y la Zorra



Había una zorra que nunca había visto un león.

La puso el destino un día delante de la real fiera. Y como era la primera vez que le veía, sintió un miedo espantoso y se alejó tan rápído como pudo.

Al encontrar al león por segunda vez, aún sintió miedo, pero menos que antes, y lo observó con calma por un rato.

En fin, al verlo por tercera vez, se envalentonó lo suficiente hasta llegar a acercarse a él para entablar conversación.

En la medida que vayas conociendo algo, así le irás perdiendo el temor. Pero mantén siempre la distancia y prudencia adecuada.
Fábula de Esopo


¿Cuantas veces no pasa así con el pecado? Cuando no se conoce de un pecado, da miedo, tenemos temor de Dios, pero que problema cuando esa situación sucede una vez, ya el susto paso y para peores te gusto.

La segunda vez, te sentirás un poco menos comprometido, con menor temor y luego en lo que menos esperas estas tomando café con tu pecado,son íntimos , ¿Como cuesta dejar atrás una buena relación luego verdad.?

Que no suceda esto, cuidado cuidado,,,,

Salmo 1:1-2 Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos,
Ni estuvo en camino de pecadores,Ni en silla de escarnecedores se ha sentado; Sino que en la ley de Jehová está su delicia,Y en su ley medita de día y de noche.

Saludos.

No hay comentarios: