martes, 18 de mayo de 2010

No hay mal que por bien no venga




Martes 18 de mayo, 18 el tiempo vuela, ayer lunes fue un día tranquilo con un poco de todo, trabajo, estudios, negocios, reparaciones especiales a domicilio y noticias extrañas. No se cuantos lectores tenga en mi blog desde el año pasado, pero para los que lo han seguido, primero muchas gracias y luego me imagino que recuerdan el tema de los 12 tipos de noviazgos; el cual no he finalizado, la próxima semana haré lo posible por culminarlo; "tarde pero seguro"

Hoy solamente quiero comentar un versículo que muchas personas utilizan,,,¿ cuantas veces hemos escuchado? "Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien" Es como decir no hay mal que por bien no venga; "que cuento"

En mi caso, lo he escuchado varias veces, pero en situaciones que definitivamente da lugar a duda de esa interpretación textual, pues la costumbre del hombre por años ha sido acomodar, interpretar y sacar de contexto las escrituras, para beneficio propio, que interesante sería leer el versículo completo, donde se complementa la idea que el apóstol Pablo daba, dice así:

Romanos 8, 28: Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

¡ Que diferencia !, hay que distinguir las consecuencias de nuestros actos con la voluntad de Dios.

No olvidemos que todo lo que se hace tiene consecuencias sea buenas o malas.

A causa del pecado hay consecuencias evidentes , entonces por que tratamos de espiritualizar la situación diciendo que "a los cristianos todas las cosas nos pasan a bien"

Si se roba, hay consecuencias. Si hay relaciones sexuales ilícitas(fornicación-adulterio) hay muchos resultados. Si se toma licor hay muchas consecuencias. La pregunta es; ¿Ese sería el propósito por el cual fuimos llamados por Dios? No creo..... Entonces para que en verdad todas las cosas pasen a bien, debemos andar conforme a la voluntad de Dios, agradando y dando gloria a su nombre.

Saludos ....

1 comentario:

Lourdes dijo...

Amén, y Dios le vendiga hermano.