miércoles, 6 de octubre de 2010

Pensar y después actuar


Buenas buenas buena, hoy recibí un correo que traía adjunto un balde agua creo, un correo que me hizo pensar en ¿por que no había vuelto a escribir en el blog? muchas respuestas y excusas, pero no son importantes, ha pasado mucho tiempo, han cambiado muchas cosas, pero el amor de Dios es el mismo, e igual hay otras cosas que no cambian.

Hoy para iniciar a tomar el ritmo, voy a compartir un devocional que recibí hace varios días. muy bueno..

"No te apresures en tu espíritu a enojarte; porque el enojo reposa en el seno de los necios" Eclesiastés 7:9

Escribe una mujer: Un e-mail recibido que sólo contenía versículos bíblicos y provenía de alguien a quien no conocía muy bien, en una época en la que hubo discusiones entre los miembros de un comité de la iglesia en el que yo participaba. Asumí que los versículos iban dirigidos a mí de una manera acusadora y estaba molesta de que alguien que no conocía todos los aspectos involucrados en el asunto usara la Escritura para atacarme.

Antes de poder tomar represalias, mi esposo sugirió que le diera a esta persona el beneficio de la duda en vez de asumir lo peor. «Tal vez haya una explicación inocente», dijo. No podía imaginármelo, pero seguí su consejo y la llamé por teléfono. «Muchas gracias por llamar» me dijo. «Mi computadora tiene un virus y lanzó e-mails usando porciones de nuestra lección de la escuela dominical a personas al azar en mi directorio». Uy. Agradezco que Dios usara a Jay para impedir que yo creara un problema donde no había ninguno.

Al sacar una conclusión que era lógica pero falsa, me acerqué peligrosamente a la posibilidad de un conflicto innecesario. Los israelitas hicieron lo mismo. Estaban listos para ir a la guerra porque asumieron erróneamente que el altar construido por sus hermanos era una señal de rebelión contra Dios (Josué 22:9-34). Para evitar hacer juicios equivocados, debemos procurar conocer los hechos correctamente.

Reflexión: Para evitar una caída vergonzosa, no saltes hacia una conclusión equivocada.

Nos vemos, y a ese anónimo correo de hoy, muchas gracias..


Saludos.

No hay comentarios: