martes, 25 de enero de 2011

En el olvido...


Buenas, luego de un fin de semana; de nuevo a las labores, ayer tuve que trabajar en la zona atlántica, es un poco difícil pasar por esas zonas sin tener que pensar en varias cosas, lo que primero llego a mi mente fue "¿ Q tal si mi madre no hubiera tomado la decisión de de emigrar a San José?" ¿ Como estaría yo?, ¿Estaría ? no se, tantas cosas, me duele grandemente ver como se ha dejado en el olvido mi pueblo natal, donde a simple vista se nota la sombra del desempleo que se pasea por sus calles, ver como se refleja un ambiente de sobrevivencia y resignación. Por sus muelles cruza el 80% de la carga marítima del país; pero en sus calles abundan la pobreza, la droga y la inseguridad.

Es muy fácil criticar y hablar de algo que no se esta viviendo, yo solo les quisiera preguntar, y preguntarme a mi mismo, ¿ que estaría dispuesto a hacer por no ver a un hijo o un familiar con hambre?, ¿que estaría dispuesto a hacer para asegurarte al menos las comidas diarias a la mesa? ¿ que harías si tienes el deseo de laborar o al menos buscar como surgir un poco; y la sociedad no te lo permite? , muchas preguntas mas pueden surgir, pero; donde se pueden hallar las respuestas?,,

Muchos sabemos que en la teoría que Dios es la respuesta.Pero Dios no va a descender a realizar una feria de empleo, (tiene el poder para eso y mucho más), Pero más que eso, se requiere ver el amor de Dios actuando por medio de los embajadores que estamos en la tierra presentándole. Dios tiene el control de todo, pero cada uno de nosotros decide como gobernar su corazón, sus bienes, su dinero, su tiempo, sus habilidades y sus fuerzas....El verdadero amor de Dios debe manifestarse a través de sus hijos.

Las muchas palabras y buenos deseos nunca serán nada, si no los ponemos en practica. No olvidemos sacar un momento para agradecer a Dios lo que somos y lo que tenemos, ya sea poco o mucho, y pedirle que nos de un corazón sensible que se preocupe por otros, y no solo en nosotros mismos. ¡ Difícil ! claro que si, pero es cuestión de intentarlo y acostumbrarse.


Saludos...

No hay comentarios: