martes, 22 de diciembre de 2009

Ley de Parkinson


Bueno un nuevo lunes(campa,campa ya casi si Dios quiere), con grandes sorpresas y mucho que hacer, estos días navideños son muy interesantes, siempre son sinónimo de gaste , compre, regale, adquiera, no importa como pero hágalo, la mayoría de personas no considera el verdadero significado de la navidad, pero bueno, así es el sistema en el cual vivimos. Hablando de dinero , recuerdo el año pasado que se hablaba de la crisis aquí y la crisis allá, pero en determinado las tendencias son iguales, al aumento de "necesidades".


Veamos que dice esta antigua ley de Parkinson..

Un economista de los años 30 enunció una ley que decía lo siguiente:

El 95% de los seres humanos que viven en una economía capitalista, van a gastar más de lo que ganan, por que tal y como está estructurada dicha economía, jamás van a ser capaces de satisfacer todas las necesidades percibidas. Sin importar cuanto se incrementa el ingreso mensual, los gastos se incrementarán proporcionalmente hasta rebasar los ingresos. Una vez que la edad laboral se haya agotado, inevitablemente, tendrán que enfrentar la escasez o la limosna de los demás."

El concepto de mayordomía financiera

El término mayordomía proviene de la palabra griega “OIKONOMO”.

“Oikonomo” (“oikos” = casa & “nomos” = ley) es el administrador de los bienes de la casa del amo.


En otras palabras, es un siervo el amo que es el dueño de todo.

Nuestro Señor es el dueño de todo y nosotros como sus siervos, somos administradores de los bienes puestos a nuestro cargo: tu cuerpo, el tiempo, dinero, familia, el trabajo, dones, talentos, la creación, etc.


Algún día, cuando Él nos llame a Su presencia, debemos dar cuenta de la forma en que administramos estos bienes tan preciados.


Dios es el Dueño de todo:


Salmos 50:10-12 (Dios dice) «pues míos son los animales del bosque, y mío también el ganado de los cerros […] todas las bestias del campo son mías […] mío es el mundo, y todo lo que contiene».

1 Crónicas 29:14-16 (La oración de David después de que el pueblo dio generosamente para un proyecto de edificación) «Pero, ¿quién soy yo, y quién es mi pueblo, para que podamos darle estas ofrendas voluntarias? En verdad, tu eres el dueño de todo, y lo que te hemos dado, de ti lo hemos recibido. Ante ti, somos extranjeros y peregrinos, como lo fueron nuestros antepasados. Nuestros días sobre la tierra son sólo una sombra sin esperanza. Señor y Dios nuestro, de ti procede todo cuanto hemos conseguido para construir un templo a tu santo nombre. ¡Todo es tuyo!”.

Hageo 2:8: “Mía es la plata, y mío es el oro – dice Jehová de los ejércitos.”


Los momentos de crisis son los mas apropiados para demostrar nuestras mayores habilidades y fortalezas, y principalmente un momento para saber que sin Dios no somos nada, por mas que nos afanemos... Todo lo material se queda aquí.. sin excepción..


Chao


No hay comentarios: