lunes, 4 de enero de 2010

No malgaste aire...


Buenas,, hoy si fue un día complicado, pues la rodilla me dio problemas en el trabajo, que mal, me llamo la atención que mi jefa me dijera que me notaba un poco triste,,que le cambiaron a Cristopher,,, la verdad no me siento así, solo q a nivel laboral, si decidí ser aun mas reservado pero no triste, es mejor no hablar mucho; las cosas depende de quien vengan, tienen un valor diferente, pensando en esto, analicemos los siguientes versículos....¿que valor tiene en mi mano una bola de golf? y cuanto en las manos de Tigger Woods ?

Lectura: Génesis 2, 1-7. especialmente el 2:7 Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente.

“Todo lo que respira alabe a JAH” Salmo 150, 6

Si yo tomara un puñado de tierra y lo soplara, todo lo que conseguiría de ello sería que mi cara se ensuciase. Pero cuando Dios lo hizo, obtuvo un ser humano vivo y respirando capaz de pensar, sentir, soñar, amar, reproducirse y vivir para siempre.

Como yo soy uno de esos seres humanos, uso expresiones tales como “se me corta” la respiración, que “contengo” el aliento, o que es mejor “no gastar” aire, pero eso son sólo expresiones idiomáticas del lenguaje. Me es imposible no gastar aire y guardarlo para usarlo después. Si no uso el aire que tengo ahora, lo perderé y puede que incluso pierda la consciencia.

Cuando Dios sopló aliento de vida en Adán, le dio más vida; le dio una razón para vivir: ¡Adorar! Tal y como lo dijo el salmista: “Todo lo que respira alabe a JAH” (Salmo 150 ,6)
Esto significa que desperdiciamos nuestro aire cuando lo usamos para algo que no honra a Aquel en quien “vivimos, y nos movemos, y somos” (Hechos 17,28).

Aunque no podemos soplarle vida a un puñado de tierra, podemos usar nuestro aliento para pronunciar palabras de consuelo, cantar cánticos de alabanza y correr a ayudar a los enfermos y a los oprimidos. Cuando usamos nuestro aliento para honrar a nuestro Creador con nuestra combinación única de talentos, habilidades y oportunidades, jamás desperdiciaremos nuestro aire.

Todo lo que soy y lo que tengo se lo debo a Jesús.

Chao,,

No hay comentarios: