lunes, 4 de enero de 2010

Que rico es comer


Hola a todos, gracias a Dios primer día de trabajo, gracias por el trabajo que nos ha dado, y por todas las cosas que nos da, el vestido, familia, salud, alimento, hablando de alimento les compartiré un devocional interesante ... estos días de Enero ya aclama finalizar del tema de los noviazgos,, lo he venido postergando, pero ya no más...

Génesis 2:8-17.

“¿Hallaste miel? Come lo que te basta” Proverbios 25:16

Cuando entras en una librería y ves una mesa llena de libros sobre dietas, sabes que debe ser enero. Después de varias semanas de comer en exceso(tamales, carne asada, pavo,pinto,huevo,lo que sea q alcance el presupuesto) en todo tipo de banquetes festivos, las personas en muchas culturas vuelven su atención a no comer.

La comida juega un papel importante en las Escrituras. Dios la usa no sólo para darnos bendición, sino también para darnos enseñanza, Nuestro mal uso de la comida nos impide conocer a Dios de maneras diferentes a las que ya lo conocemos.

En el Antiguo Testamento, Dios le dio a Adán en cuanto a qué comer y qué no comer (Génesis 2:16-17). Posteriormente, les dio a los israelitas maná para convencerlos de que Él era Dios y probarles para que descubrieran si creían en Él (Éxodo 15:12; Deuteronomio 8:16). En el Nuevo Testamento, el apóstol Pablo declaró la actitud apropiada para todo lo que hacemos, incluso la manera como comemos: “Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios” (1 Corintios 10:31).

Cuando pensamos en la comida como un amigo que nos consuela o un enemigo que nos engorda, nos perdemos la maravilla de recibir con gratitud un espléndido regalo de Dios. La obsesión por la comida o por no comer indica que estamos centrados en el regalo más que en el Dador, lo cual es una forma de idolatría.

Cuando comer se convierta en un verdadero acto de adoración, dejaremos de adorar a la comida.

Reflexión: Cuando la comida se convierte en nuestro dios, nuestro apetito por el Pan de Vida disminuye.

Hasta mañana..

No hay comentarios: