jueves, 17 de junio de 2010

¿ Cual es tu anhelo?


Hoy ,un día donde he aprendido muchas cosas , un día para reflexionar y meditar.Muchas carreras en la noche y muero de sueño...zzzz . La próxima semana estaré afrontando algunos cambios laborales, que en verdad nos tienen como a la expectativa, a algunos los tiene desmotivados, a otros con dudas, pero en lo personal voy confiado en Dios y con mente positiva, además los cambios son buenos, una vez leí un documental que hablaba que lo preferible era cambiar de actividades laborales al menos cada 3-5 años para no caer en la rutina excesiva, pues viéndolo así ya cumplí mi ciclo, lo que si me duele un poco(bastante) es el cambio de instalaciones y por ende el cambio geográfico, pero bueno,, La mejor manera de hacer nuestro trabajo y de disfrutarlo depende de nuestra actitud ante ello.
Ante esto me encontré este devocional que tenia guardado por ahí...

“Mi anhelo y esperanza… [es] que… será magnificado Cristo en mi cuerpo, o por vida o por muerte” Filipenses 1:20

¡Expectativas! Todos las tenemos. Esperamos que las personas sean amables con nosotros, que tengamos buena salud, un excelente matrimonio, amigos fieles, una carrera exitosa. Pero, ¿qué hacemos cuando la vida no está a la altura de nuestras expectativas? En Filipenses 1, Pablo nos muestra el camino. Sus propias expectativas en cuanto a lugares, personas y el futuro se vinieron abajo y, sin embargo, se mantuvo sorprendentemente optimista.

Pablo se vio atrapado en la prisión — ¡y no es el mejor lugar para estar! Es fácil desalentarnos cuando nos encontramos atrapados en un matrimonio difícil, un empleo poco gratificante, o un vecindario que nos pone a prueba. Pero Pablo era maravillosamente positivo. Él dijo que su sufrimiento ayudaba al avance del Evangelio (Filipenses 1:12).

Tal vez las personas no hayan estado a la altura de nuestras expectativas. Probablemente Pablo esperaba que otros creyentes le alentaran. En vez de ello, algunos de hecho se alegraron de que estuviera en la cárcel y estaban predicando «por envidia y contienda» (v. 15). ¿La respuesta de Pablo? «Cristo es anunciado; y en esto me gozo» (v. 18).

Tal vez se trate de un futuro incierto —la pérdida de un cónyuge, un cambio de empleo o una crisis de salud. Pablo sabía que en cualquier momento Nerón podría dar la orden para que le ejecutaran y sin embargo declaró: «Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia» (v. 21).

Adopta la única expectativa de Pablo, ¡que la honra sea a Cristo a toda costa

Reflexión: Puedes esperar disfrutar de la presencia de Dios cuando le honras con tu vida.

No hay comentarios: